Hoy, un rostro de un joven de 17 años se vuelve el símbolo del abuso de poder policial. Hoy, Valentín Blas es el nombre que lleva el grito de “Justicia” por otro caso más de gatillo fácil en la Provincia de Córdoba.

Nos solidarizamos con su familia que está atravesando este dificil momento y la familia de todos los amigos, que como indicaban las normas por el Distanciamiento Social, la noche del 5 de agosto, salieron a un bar y volviendo a sus casas, uno de ellos nunca llegó.

Una vida se perdía en manos de quienes deberían cuidarnos y no alcanza con que los responsables de disparar estén hoy detenidos. No alcanza con hacer un cambio express de la cúpula policial, por la presión mediática. No alcanza con un pedido de disculpas del Ministro de Seguridad Provincial horas pasado el asesinato de Blas. Porque hablamos de un problema de fondo, de una manera de hacer las cosas que vemos como se repite y se vuelve a repetir en una provincia que desde hace más de 20 años está en manos de un mismo ideal de poder y control.

Hasta cuándo los cordobeses vamos a tener que sufrir este tipo de consecuencias? Bajo el hashtag #PodríaHaberSidoYo miles de jóvenes y vecinos de Córdoba hoy se reúnen a gritar “Basta!” Basta de un Estado ausente en situaciones como estas, basta de un Política de Seguridad que prefiere apretar un gatillo antes de controlar cómo debería ser.